Daniel Francisco/Damián Mendoza.

FUENTE: UNAM GLOBAL

No queremos persuadir a ningún votante a favor de Trump para que cambie. Hay muy poco tiempo para hacerlo, lo que queremos es que la gente joven vote. No los indiferentes, que no votan bajo ninguna circunstancia, pero sí los que se sienten frustrados, los que sienten que no hay progreso, afirmó el escritor Paul Auster en el Hay Festival Digital Querétaro 2020.

El autor de Diario de Invierno fue enfático: “Si tenemos otros cuatro años de Trump, tal vez no tengamos otra elección en cuatro años”.

Precisó que las cosas han cambiado de una manera tan drástica, estamos en una situación muy difícil.  Hace 10 años en Estados Unidos nadie habría predicho esto, es un mensaje de emergencia en este momento: salgan y voten.

En el conversatorio del Hay Festival Digital Querétaro 2020, donde participó la UNAMPaul Auster y la escritora Valeria Luiselli hablaron de literatura, pero también de activismo y de las responsabilidades ciudadanas ante las elecciones de noviembre en Estados Unidos.

Luiselli se preguntó: ¿dónde está el umbral entre fascismo y autoritarismo? Se necesita un activismo más radical para tener éxito, más que dar nuestras opiniones. A sus estudiantes les da mucha literatura que pueda encender la mecha para que la gente vote y haga algo.

Durante la pandemia, Auster estuvo en confinamiento. Su esposa, la también escritora Siri Hustvedt, reseñó en El País  lo que vivieron: “Cinco días después de dar mi clase, enfermé. Mi marido sucumbió unos días después. Ninguno de los dos estábamos graves. Nos recuperamos. A la gente como nosotros no le hacen pruebas. No sabemos qué teníamos, si fue COVID-19 u otra cosa. Sigue habiendo muy pocas pruebas diagnósticas”.

Auster relató en el conversatorio que, a diferencia de muchas personas, su profesión la puede hacer encerrado, sin preocuparse porque puede vivir de la escritura y esa situación le permitió ver las cosas con más claridad y darse cuenta que su rabia contra el gobierno va más allá de lo que hubiera imaginado. “Durante cuatro años he estado enojado. En Estados Unidos estamos asesinando gente, dejando que muera. Tenemos una emergencia nacional y no tenemos un plan nacional. No hay política en esta administración, Estados Unidos es el país más tonto del mundo”.

Respecto a la situación de los niños migrantes en Estados Unidos, Luiselli indicó que todo está cerrado, hay muy poco acceso en los centros de detención de niños migrantes. Lo que sí sabe es que meses antes de la pandemia había menos niños que llegaban a los centros de detención, ya sea al norte de Nueva York o Washington. Le preguntó a un abogado a qué se debía esto y le dijo que quizás a la política de México en coordinación con el gobierno de los Estados Unidos de detener a los niños de familias migrantes, retenerlos del lado mexicano.

La autora de Desierto sonoro afirmó que el gobierno de México le hace el juego a los Estados Unidos y el resultado es que tenemos campos de personas en la frontera que viven en situaciones difíciles, que mueren por el COVID-19, por hambre. Así se ha manejado esta crisis que comenzó antes de la pandemia y que con ésta se ha agravado.

Agregó que vive una mezcla de frustración y confrontación con el gobierno de Trump por lo que dice de los mexicanos.

Por otro lado, respecto al libro como producto intelectual, Auster refirió que dos extraños lo crean de manera conjunta: autor y lector. Hay una conexión, una intimidad, una voz que surge de las páginas.

Categories:

Tags:

No responses yet

Leave a Reply

en_USEnglish
es_MXSpanish en_USEnglish
%d bloggers like this: